sábado, 4 de octubre de 2008

No sentir.

La tele estaba encendida, pero nadie la escuchaba, estaba sentada en el sillón que daba a la ventana y miraba la ventana, miraba a lo lejos, no a la calle sino al cielo puede, no lo sé. Se levantó fue a abrir la ventana para que entrara el ruido de fuera, las voces, los coches, las luces de la calle, dejo que todo le susurrara la oreja mientras el viento que entraba le acariciaba el pelo. Se agarro muy fuerte consigo misma, puso los pies encima del sillón y se acurrucó, luego bajo la cabeza entre sus rodillas y de allí no salió, se quedó allí durante mucho tiempo, no tenia prisa, no le hacia falta nada, estaba bien sintiendo la gente pasar sin mirar donde estaban, no le hacia falta nada de nada. Entonces cogió un papel y un lápiz y escribió una carta a nadie, la escribió porque tenia ganas de expresar lo que sentía aunque sabia que había alguien que la leería algún día u otro. Entonces cuando acabó dejo el papel encima de la mesa que estaba llena de flores marchitas que habían caído porque nadie las cuidaban. Entonces ella restaba aún en el sillón, su sillón preferido, llamó a su perro lo cogió en brazos y le dio unos cuantos besos, y lo dejo ir. Entonces mas tarde alguien abrió la puerta, entro en el piso sin decir nada ya que eran mas de las 22h. entonces la encontró allí tendida en el sillón con la ventana abierta y la tele encendida. Entonces se acercó al sillón la miró, y cayó al suelo derrumbandose al ver esa escena, y entonces echo a llorar. Un soplo de viento le acerco la carta por el suelo ya que el viento de la noche fría se lo había llevado todo los pétalos de esas flores marchitas cubrian el suelode la casa, entonces la leyó:
Se acabó, si todo se acabó. No soporto mas permanecer aqui en este mundo en el que yo no entiendo a nadie y nadie me entiende a mi. Ya no puedo mas, se acabó. Quiero irme de este lugar al qual no permanezco, para mi esto no significa nada. Vivir no significa nada para mí. Cada día es peor en este asqueroso mundo, paseo por las calles y es como si no fuera yo quien pasea, hace mucho tiempo que deje de ser yo. Deje de sonreír, deje de llorar, deje de odiar, deje de querer, deje de lamentar... Hace mucho tiempo que no sonrío por sonreír, que no lloró con una película de amor, que no quiero con esa locura alocada que te hace andar por las calles a toda prisa como si cada dia perdieras el tren. Deje de odiar ya no odio a nada, porque todo, todo me da absolutamente igual, miró la televisión pero no veo nada, escucho la radio pero no oigo nada. Hace tiempo que no me siento culpable, que no me lamento por nada. ¿Y esque que es la vida sin sentir? ¿Sabes? A veces miró por la ventana hacia abajo y pienso en dejarme llevar y tirarme intentar volar sin frenar en la caída para poder despertar de este horrible sueño, pero a veces no es un sueño lo que vivimos aunque así nos gustaría que fuera. Cada vez que me levantó me pellizco para ver si sueño o no, pero a lo largo del tiempo y de tener el brazo lleno de pellizcos me he dado cuenta de que no es un sueño, que JODER, es la puta realidad. La realidad una y otra vez y por mucho que quiera canviar ya no puedo porque todo sigue dentro de mí, todo cada uno de esos latidos mudos, de esos gritos guardados y de esas lágrimas guardadas bajo llave. Y lo siento, pero no puedo seguir, lo he intentado pero es demasiado díficil continuar. Pero algo si que hay de alegria en mi vida, tú. Sí, tú eres la única persona en este mundo que me ha querido de verdad y me lo ha demostrado. Al que yo he amado con mas locura de lo que nunca podría haber echo, pero hace tiempo que deje de sentir esa locura y con ella deje de sentir. Tú eres lo único en esta vida que tiene sentido, pero a veces ni eso ayuda a seguir andando.
Él la leió y se quedó destrozado no lo entendia, como podia ser que ella creiera que todos eso que ella decia era verdad, no era así, no podía ser así. "En ese momento le vinó a la cabeza la primera vez que la vió. Era invierno llevaba un abrigo de color rojo chillón, le quedaba tan bien. La había visto sonreír, y se había quedado tan embobado que se había empotrado con una farola y eso causó que ella aún riera más. Hacia frío pero en ese momento su corazón empezó a arder de tal manera que hizo que su pecho quemará."Cómo esa sonrisa se había ido en tan poco tiempo, cómo se le podía olvidar lo que era sentir, era rídiculo, es algo que el ser humano hace sin querer siente por sentir. Nadie le dice que sienta, siente y punto. Pero cómo podía ser eso, ¿cómo?
Miró a su alrededor y vió la casa patas arriba el suelo cubierto de pétalos y de sangre, las ventanas abiertas que dejaban pasar ese suave ruido de la noche. La tele encendida pero no en un canal cualquiera, sinó en uno de los del final, de esos que no se ve nada y solo hacen ruido.Entonces se la miró, intentó recordarla cómo era, lo que habían vivido, recordó su sonrisa y entonces empezarón a humedecerse sus ojos, empezarón a humedecerse las mejillas hasta llegar a la boca y seguir por el cuello hasta tragarselas la melancolía de su corazón. Después de eso vinierón los gritos de desolación, y los de deseperación.
·Cada día al salir a la calle la buscaba, quería volver a ver a esa chica que llevaba un abrigo rojo y que ese día le robó el alma y el corazón, y ahora se los había llevado con ella.

0 crujidos:

Publicar un comentario

Y dime, ¿que sientes?

Tienen las manos frías...

Los textos de este blog son míos así que por favor respétame y no copies. Gracias.
Todos los derechos reservados © 2010 Alba Aguilera

Modified by Blogger Tutorial

La chica de las manos frías ©Template Nice Blue. Modified by Indian Monsters. Original created by http://ourblogtemplates.com

TOP