viernes, 21 de noviembre de 2008

Adicción Permanente

Contradicciones dicen.
Contra - adicciones. Adicción. Adicción, con dos "c". Una de cruel y otra de caliente, adicción, sí adicción.
Hace frío. Hace calor. No se que sentir. Te ví un dia, por primera vez, en ese portal de la puerta de color rojo, mientras en la calle desfilaban miles de paraguas bien ordenados de diferentes colores y tamaños. No iban al mismo ritmo, algunos llegaban tarde otros se lo tomaban con calma, y algunos, la mayoría, quería escapar de esa calle, de esa ciudad y llegar, por lo menos a un sitio dónde hiciera calor y la lluvia no mojara. En cambio, tú... tú estabas en ese portal con una chaqueta de color negro y sin paraguas. Yo no tenía porque me daba igual que lloviera. Te ví muy enganchado a una novela, no se que novela era, pero deberia de ser una buena, ya que tu mirada me lo decía. Tenías el pelo un poco mojado, no mucho, pero aunque parecía que te daba igual la lluvia esperabas en ese portal a que dejara de hacerlo. Yo te miraba desde el otro lado de la calle, de esa calle de la que yo me había enamorado desde el primer dia que había leído su nombre, pues era un nombre mágico, fantástico. Mi calle preferida, y tú estabas en ella, en mi calle favorita.
Te encontré en esa tienda de libros olvidados y discos rallados por el tiempo. Sabías que a mi me encantaba esa tienda. Cuándo me aburría me perdía entre sus estanterías llenas de libros y CD's de vinilo. Me perdía entre las paredes de color negro y lila que hacían de esa tienda, una tienda peculiar. Me perdía entre el mostrador, rebuscando alguna que otra foto de algun cantante o grupo que en su momento, fue el más envidiado por todos. Me perdía entre el aroma a libro viejo que era cómo mi droga personal, aparte de las palabras, claro está. Me perdía entre la música, la que ya no se oía. Todo tipo de música, y si era un dia de suerte encontraba algo nuevo. Era una aventura ira a esa tienda.
Te encontré contando nubes mientras las luces de la noche deslumbraban la luna. Mientras las farolas del parque se apagaban una a una y así poder ver lo que se esconde arriba de nuestras cabezas. Mientras la hierba del suelo se humedecia y el aire era cada vez más frío. La ciudad se dormía pero tu revivias, la noche era tu alma gemela. Mientras el octubre de hojas marrones, muertas pasaba y llegaba el ansiado noviembre (para mí, el mejor). Mientras, yo te encontré tu me buscabas entre la niebla blanca casi gris de la noche.
Adicción eres.
Contradicción me dicen.

14 crujidos:

Alejandro dijo...

Que manera de escribir... me encanta!^^ He tenido que leerlo dos veces para pillarlo totalmente y aún asi lo e vuelto a leer, pero solo una vez más :P

No pillé lo de contradicción :$

unBeso

aLba dijo...

a veces es bueno crearse adicciones ....
:)

Antón dijo...

:):)
Me encanta.
Adoro la lluvia e ir sin paraguas.

;)
un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Te encontré contando nubes"

¿ya le estaba dando a los cigarritos aliñaos?

jajajajaja
Era broma.
Saludos!

DULCECONDENA dijo...

Me gusta la gente que va sin paraguas.

:)

Encantada de pasar por este rinconcito que desprende tanta magia.

muá!

Sabi. dijo...

Dejo un crujido como aviso de que he pasado por aquí, me quedo y volveré pronto para leer este maravilloso blog, que nada más hacer click! me ha encantado.

Elemental August dijo...

yo nunca uso paraguas!! los odio amo sentir la lluvia y caminar lentamente bajo las calles cubiertas de ese llanto celestial! que descripcion mas bella del amor que has dado en este relato!!!! los vinilos que buenos me hacen acordar a cuando era chico y me pasaban los cuentos maria elena walsh jajaja bueno muchas gracias por pasar y por hacerte amiga del blog!! en serio!! besos!!!

amor dijo...

yo estoy siempre a favor de las adicciones, digan lo que digan

anabolizante dijo...

Dios..
me encanta de verdad!
La verdad es que a veces estamos con ciertas personas que sabemos que no son correctas pero estamos TAN enganchadas que no podemos evitarlo.
En mi caso esa persona acabó conmigo, pero aún ahora cuando lo miro pienso que quedábamos bien juntos y que éramos muy "adicctos..."
que rabia que acabara.
Pero la vida sigue, y este capítulo nuevo es mejor que ese anterior.

I. Sierra dijo...

"Te encontré contando nubes mientras las luces de la noche deslumbraban la luna." La frase que más me gusta ^^

MARIO ALONSO dijo...

El mundo está lleno de adicciones, contradicciones y gente sin paraguas... Creo que pertenezco a los tres grupos... y que tú también, y eso me encanta.

Bonito post, Alba. Un besazo.

Espiral dijo...

Qué bonito.

Jamás voy con paraguas, aunque llueva a cántaros...

Besazo

Deep dijo...

musica olvidada, lluvia, libros... sensaciones nuevas.. aun asi... a que son bonitas las contradicciones? ^^

desahogandome dijo...

Tras acabar de leerte sonó el teléfono. Tres minutos de conversación hermana y yo sin dejar de pensar en ciertas adicciones...

Suena Más Madera, Leño, en LP. Aquí en casa. Y recuerdo que hace mucho tiempo dejaba que las goteras más gordas de los tejados de Bilbao me calaran hasta los huesos... siempre cerca del portal de casa.

Adicciones... La mía tiene 6 años.

Un abrazo

Publicar un comentario

Y dime, ¿que sientes?

Tienen las manos frías...

Los textos de este blog son míos así que por favor respétame y no copies. Gracias.
Todos los derechos reservados © 2010 Alba Aguilera

Modified by Blogger Tutorial

La chica de las manos frías ©Template Nice Blue. Modified by Indian Monsters. Original created by http://ourblogtemplates.com

TOP