martes, 21 de abril de 2009

Slow Hands

Ruido en las ventana tintadas de color negro. Ruido en la calle, de coches, personas y la densidad. Se abre la puerta del bloque núm.14. Puerta vieja, de color rojo granate, llena de rasguños por el paso del tiempo y de las personas. Entra dentro. La puerta se cierra detrás con un suspiro de aire. Abre el buzón con las manos esperanzadas por encontrar algo inesperado. No hay nada, tan sólo propaganda. La esperanza se va tan pronto cómo el no llegar la carta. Sube cansada las escaleras después de mirar otra vez el cartel de "NO FUNCIONA" del ascensor. No hay nada que funcione, no hay nada que vaya bien. Todo está gris. La vida no avanza. Nada borra nada. "No funciona", parece que el ascensor le hable. Sube otro tramo de escaleras pensando quizás que en la puerta haya algo, que pase un taxi de color rojo. Pero no, no pasa. No funciona. Llega a la puerta núm 4 del piso 4rto. Dos cerrojos y una alfombra que dice "Bienvenidos". Saca las llaves sin ganas, sin vida. Mete la primera y le da dos vueltas, mete la segunda y le da dos vueltas más. Empuja havia fuera, le da un leve toque a la llave y empuja hacia dentro. El aire vacío del piso le inunda los pulmones. En un movimiento rutinario tira las llaves al plato lila, se quita el abrigo y la bufanda y los cuelga en el perchero. Se quita los zapatos y siente el suelo frío. Cómo sube de la planta de sus pies, cómo le eriza las piernas siguiendo por la espalda hasta llegar a un leve cosquilleo en la nuca. Cierra los ojos y desaparece. Se aproxima, arrastrando los pies, a la venta y la abre. El viento se le lleva la melena hacia atrás dejandóla volar, soñar. Observa la casa fría y vacía. Toca la puerta metálica de la nevera, mientras, en el patio interior se oye una lavadora. Abre la puerta y deja que el aire refrigerado de la nevera se apodere de su alma. Mira detenidamente la nevera, pero no encuentra nada. Coge de un armario una taza y la llena de agua del grifo. Abre la puerta del microondas y la pone ahí. Regula la temperatura y la pone a calentar durante 2:31 minutos. Coge una bolsita de té, clásico, y se lo lleva a la nariz. Los agujeros de la nariz se abren y dejan entrar la aroma del té. Se le llenan los pulmones. "Ring!"La taza de agua en el microondas ya está. La coge y nota un suave quemazón en las manos, no le da importancia. Pone la bolsita de té dentro de la taza y se queda observando cómo el color del agua cambia. Le pone 2 cucharadas y medio de azúcar y lo remueve con una cuchara. El aroma sube hacia su nariz. Se va con la taza en la mano y el humo desaciéndose en el aire, al sofá. Antes, pero, se va a la ventana y observa con sus ojos verdes la calle mientras le da el primer sorbo al té. Un dulce quemazón con sabor a té le quema la lengua. Se sienta en el sofá y siente cómo se hunde con él. Cómo cada vez más va desapareciendo hasta que un día ya no existe para nadie. Ni un sólo mensaje en el contestador, ni una sola carta. Hace otro sorbo, o dos, a la taza de té y enciende el televisor.
[Continuará....]

17 crujidos:

ALBA dijo...

Gracias a todos los que os paséis. Cómo siempre sin vosotros esto no sería nada.
Pero hoy queria ensenyaros un mundo nuevo que acaba de nacer.
Un mundo al que me gustaria que visitarais y si os gusta comentarais y tal.
Es una amiga mia y ella siempre me apoya en lo que escribo y yo a ella. Así que a ver que os parece.
unbeso :)

http://elrojoenmiscuadros.blogspot.com

Garrós dijo...

mmmm narrativa descriptiva...

dices que seguirá, no?

un beso!

Mi vida sin mi dijo...

...real, muy real...

Marina dijo...

pero en los recuerdos se guardan muchas cosas^^

Un beso!:)

MauVenom dijo...

Cuantas veces no he querido desaparecer "hasta que un día ya no existe para nadie".

Espero con ansia la continuación de este invitante texto.

Un beso Alba.

Sigo aquí

elrojoenmiscuadros dijo...

Amor ya sbes que me encntann(L)
continuará...
lo leere
un besoo(K)

Eva dijo...

Regalo para ti en mi blog :)

Patrycia dijo...

paso a conocerte
sali de blogs en blogs!
recorrido nocturno!


beso!

Carolina. dijo...

La soledad no es triste cuando uno la elige, lo que sí es triste es cuando la soledad lo elige a uno.
Un relato muy realista y lleno de sensaciones perfectamente descriptas.
Ya quiero saber cómo continúa.
¡Cariños!


Carolina

Bordencanto. dijo...

Los ascensores se arreglan,el correo acaba dandonos alguna sorpresa,siempre que vemos el cielo gris vuelve a salir el Sol.Primaveras internas.

.Amazonica dijo...

A veces las cosas suceden y ya, a veces las cosas no son tan importantes o impresionantes, es la vida misma, gris y monótona. Este texto parece expresar mas de lo que realmente es.
Espero que encuentres esos colores que le dan vida a la soledad gris, nada es para siempre :)
un beso!

Marie Augustine. dijo...

vamos,
qe siga pronto :)

Nandiú. dijo...

Ah...Lleno de emociones, momentos, me encantó.
Leeré tu blog desde ahora, siempre que pueda.
¡Quiero la continuación!

Slow Hands... *-*

Yo voy a ver el blog de tu amiga.

Carmen-Mª López dijo...

Te digo que siento que todos vamos desapareciendo poco a poco, y que leerte es realmente agradable, poder perderse en las palabras y esperar la continuación.


Un beso!

LOLA dijo...

FELICIDADES HAZ SIDO NOMINADA!!!
Enterate más en mi blog.

Saludos :)

Joaco dijo...

cada dia te vas superando
qué bien qué gusto y qué (sana) envidia :)

un abrazo!

Marta Simonet dijo...

Que bonito llueve por aqui.

Un saludo :)

Publicar un comentario

Y dime, ¿que sientes?

Tienen las manos frías...

Los textos de este blog son míos así que por favor respétame y no copies. Gracias.
Todos los derechos reservados © 2010 Alba Aguilera

Modified by Blogger Tutorial

La chica de las manos frías ©Template Nice Blue. Modified by Indian Monsters. Original created by http://ourblogtemplates.com

TOP